Yoga por la mañana….y pensaréis algunos, ¡horror! Me encuentro tieso! Pero no es tan así. Al levantarse el cuerpo aún está algo rígido, es verdad, pero la mente está tranquila y no la abruman YOGA POR LA MAÑANApensamientos. Es un buen momento para la práctica. Además depende de cómo te levantes marcarás como va a ser tu jornada. ¿Y si empezamos de buen humor? Desenrrosquemos la esterilla pues.

Al principio podemos empezar con meditación, estiramientos suaves, unos cuantos saludos al sol, y después ir añadiendo más posturas. En cuanto estás en ello, estoy segura de que te van a entrar ganas de seguir.

Como todo, si generamos el hábito de practicar por las mañanas al levantarnos empezaremos a notar los beneficios pronto. Incluso si la práctica es breve. Cuando hablo de beneficios me refiero a que por ejemplo, el madrugar más YOGA POR LA MAÑANAhace que vivamos más horas del día, al hacer yoga por la mañana hace que nos sintamos con más energía para afrontar el día, afloran esas endorfinas después del savasana y te dan ganas de comerte el día desde bien prontito. Como terminas tu rutina pronto, te da tiempo ya de paso a hacer los recados que tienes que hacer o irte al trabajo más despierto que dormido, y eso también es de agradecer. La verdad que no encuentro ningún motivo como para no hacerlo.

Al hacer yoga utilizamos todos los músculos de nuestro cuerpo, es un “ejercicio” que nos revitaliza, nos da energía, nutre nuestro músculos,también nuestra mente y alma.

Las asanas con flexiones posteriores son virorizantes, las asanas de pie nos fortalecen y las torsiones alivian tensiones y  ayudan a masajear nuestros órganos.

YOGA POR LA MAÑANA

En mi caso particular y sé que en muchos casos de otras personas, es cierto que cada vez que termino una práctica por la mañana me siento más positiva. También  te conoces más, y eso es bueno. Hay días en lo que quizás una postura no salga como esperabas, no te encuentres del todo bien, pero esto es como todo en la vida, puede suceder en cualquier momento. Lo que ocurre es que por las mañanas parece que somos más conscientes, porque nos acabamos de levantar y aún nos cuesta adaptarnos. Pero está bien, porque aprendes a respetarte, a saber que si  no llego a hacer algo perfecto no pasa absolutamente nada, aprendes a fluir.

Se experimenta de otra forma. La verdad es que es maravilloso.

 

¿Desayunar o no antes de la práctica?

Yo siempre suelo beber agua con medio limón por la mañana y si me apetece un té. No es aconsejable comer a la hora de practicar, para evitar sensación de estómago lleno, gases u otra sensación de pesadez. Además si practicamos en ayunas estamos más receptivos, conectamos mejorYOGA POR LA MAÑANA con nosotros mismos. Yo lo hago así y me sienta fenomenal, pero si eres de las personas que necesitan meter algo al estómago, mejor levántate un poco antes y haz la digestión de lo que comas antes de tu práctica.

 

¿Sensaciones de hacer yoga por la mañana?

YOGA POR LA MAÑANAMe gusta sentir esa sensación de ligereza con la que me quedo cuando termino, pero sobre todo disfruto del proceso. Cuando estoy en el momento, sé que me ayuda a interiorizar más en mí, a concentrarme, a sentirme más liviana y a experimentar mis limitaciones. Ver como poco a poco son menos, y que también poco a poco mejoro.

Si lo piensas, después de haber disfrutado la práctica, es una sensación como de llenarte de cosas buenas, desechar todo lo que sobra, dedicarnos ese rato, podemos empezar el día más renovados, más atentos y más siendo conscientes de todo.

Nos ayuda a no pensar tanto en cositas triviales que están rondando por nuestra cabeza. ¿os ha pasado que cuando termináis una clase de yoga por la tarde te vas más tranquilo y energizado a casa? Pues practicar yoga por la mañana te sienta igual de bien, igual que por la tarde o noche duermes bien porque has hecho esa meditación en movimiento, por la mañana te hace comenzar el día igual de bien.

YOGA POR LA MAÑANA

A través de la práctica completa, añadiendo la respiración y relajación logramos centrarnos más en el momento. No importa lo que pasó ayer o hace una semana, te centras en ese momento, es temprano y no apetece tanto pensar en lo que hay que hacer después, solo importas tú y dedicarse ese ratito lleno de luz y tranquilidad. Es un hábito al que se le coge gustillo con el tiempo, y si es de forma diaria, más aún.

¿Te animas?

 

Tambien en facebook e instagram

Yoga por la mañana…¡SÍ!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *